jueves, 29 de enero de 2015

Historia con moraleja : 1 hora de tiempo

Una historia con moraleja realmente para pensar, la llamamos "1 hora de tiempo" y seguramente es una historia que te llegará al corazón, ya que si no lo sufriste en carne propia, o si no se lo haces tú a tus hijos, sabrás de algún familiar o amigo al que sí le pasa.
Una historia sobre la paternidad, el tiempo, el trabajo, los hijos y la importancia de pasar tiempo en familia.

Historia con moraleja : 1 hora de tiempo

Historia con moraleja : 1 hora de tiempo

HIJO: "Papá, puedo hacerle una pregunta?"
PAPÁ: "Sí claro, ¿qué es?"
HIJO: "Papá, ¿cuánto dinero haces en una hora?"
PAPÁ: "Eso no es asunto tuyo. ¿Por qué preguntas tal cosa?"
HIJO: "Sólo quiero saber. Por favor dígame, ¿cuánto haces en una hora?"
PAPÁ: "Si quieres saberlo, gano $100 la hora."
HIJO: "Oh!"
(Con la cabeza hacia abajo).
HIJO: "Papá, me puede prestar $50 por favor?"
(El padre estaba furioso.)
PAPÁ: "Si la única razón que me preguntaste eso era para pedir dinero prestado para comprar un juguete tonto o alguna otras patrañas, entonces tú te marchas a tu cuarto y te vas a dormir. Piensa por qué estás siendo tan egoísta. Yo trabajo duro todos los días para este comportamiento tan infantil".
(Tranquilamente, el niño se fue a su habitación y cerró la puerta.)

El hombre se sentó y comenzó a llegar incluso más enojados sobre preguntas del niño. ¿Cómo se atreve a preguntarme esas pregunas tan sólo para conseguir algo de dinero?
Después sobre una hora o así, el hombre había calmado y comenzó a pensar:
Tal vez había algo que realmente necesitaba para comprar con esos $50, y él realmente no me pide dinero muy seguido. El hombre se acercó a la puerta de la habitación del niño y abrió la puerta.

PAPÁ: "Estás dormido, hijo?"
HIJO: "No papi, estoy despierto".
PAPÁ: "He estado pensando, tal vez fui demasiado duro contigo antes. Ha sido un día largo y saqué mi provocación en contig. Aquí esta los $50 que me pediste".
(El niño se sentó recto, sonriendo.)
HIJO: "Oh, gracias papá!"
(Entonces, debajo de su almohada sacó algunos billete arrugados. El hombre vio que el muchacho ya tenía dinero, empezó a enojarse otra vez. El niño contó despacio su dinero y luego miró a su padre.)
PAPÁ: "¿Por qué quieres más dinero si ya tienes dinero?"
HIJO: "Porque no tenia suficiente dinero, pero ahora ya lo tengo. Papá, tengo $100 ahora. Puedo comprar una hora de tu tiempo? Por favor, ven a casa temprano mañana. Me gustaría cenar con contigo."
(El padre fue aplastado. Puso sus brazos alrededor de su pequeño hijo, y le pidió perdón.)

Es sólo un pequeño recordatorio a todos los que trabajamos muy duro en la vida. No debemos dejar pasar el tiempo entre los dedos sin haber pasado algún tiempo con aquellos que realmente nos importa, las personas cercanas a nuestros corazones.
Recuerde compartir un valor de $100 de su tiempo con alguien que amas? Si morimos mañana, la compañía en que estamos trabajando fácilmente podrían reemplazarnos en cuestión de días. Pero la familia y los amigos que dejamos atrás sentirán la pérdida por el resto de sus vidas. Y sin embargo nos volcamos más al el trabajo que a nuestras familias.
Algunas cosas son más importantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mensajes Positivos similares