martes, 24 de octubre de 2017

Mensaje para mamá

Un hermoso mensaje positivo para mamá, excelente para compartir en tus redes sociales y etiquetarla, que lea estas hermosas palabras y sienta lo que tú sientes por ese ser tan especial que te dio la vida!

Mensaje para mamá

Mensaje para mamá

Para la mamá escondida en el baño, la que necesita unos minutos de tranquilidad mientras le resbalan lágrimas de los ojos.
Para la mamá que esta esta tan cansada que siente que no puede continuar, que daría lo que fuera por un momento de paz.
Para la mamá que llora en su cuarto por haber regañado a los niños por una tontería, una tontería que la hace sentir culpable.
Para la mamá que batalla desesperadamente al ponerse unos pantalones de mezclilla porque quiere verse bonita y lucirlos para sentirse mejor.
Para la mamá que pide pizza de cenar porque no le alcanzó el tiempo para hacer la cena de nuevo como ella esperaba.
Para la mamá que se siente sola, aún cuando esta acompañada.
Tú vales mucho.
Tú eres importante.
Tú eres suficiente.
Esto es una etapa, una etapa loca y desafiante para todas las mamás.
Pero al final todo valdrá la pena. Por ahora es difícil. Difícil en muchas y distintas maneras para cada una de nosotras. No siempre lo hablamos, pero todas batallamos, no estas sola.
Tú eres suficiente.
Tú das lo mejor de ti.
Esos pequeños ojos que te observan piensan que eres perfecta, piensan que eres más que perfecta.
Esas pequeñas manitas que piden tus brazos, piensan que eres la más fuerte y que puedes conquistar el mundo.
Esas pequeñas boquitas comiendo lo que cocinas, piensan que eres la mejor porque no les hace falta nada de comer.
Esos pequeños corazones que buscan el tuyo, no quieren nada más que a ti.
Por que tu eres suficiente para ellos, tú eres más que suficiente, mamá.
Tú, eres, maravillosa.

martes, 17 de octubre de 2017

Mensaje de amor "Mereces"

"Mereces a quien se muera por verte, las ganas se le transparentan y los minutos cuenta. Mereces a quien te dedica hechos, no palabras. Mereces a quien le vuelvas loco despeinada, con la cara lavada y pantalón de chandal además de con ese vestido negro preciosamente maquillada. Mereces a quién considere tu sonrisa su casa, y su hogar tu mirada. Mereces a quien te ofrece chocolate en esos días que tienes, así, sin preguntar más nada. Mereces a quien le gusta oirte cantar, aunque sea desafinada; a quien te saca a bailar sin música, en cualquier calle transitada. Mereces a quien te deja notas, en las puertas pegadas. Mereces a quien recuerda tus lunares, tan estratégicamente puestos que pudiera dibujarlos como sí un mapa de constelaciones se tratara. Mereces a quien conoce tus cicatrices, tus defectos y también manías y a pesar de tanta imperfección, le fascinas. Mereces a quien cuando a su lado caminas , orgulloso como un pavo real sus plumas vistosas hablan y te aprieta la mano, haciéndote sentir protegida. Mereces a quien te admira, por esos pequeños pasos que das en la vida. Mereces a quien celebra tus logros y te besa en la frente en tus pequeñas derrotas. Mereces a quien no te ignora, te elige en todo momento y te dedica su tiempo. Mereces a quien te ofrece su jersey en una noche fría, al que te habla mirándote, al que te seca las lágrimas con sonrisas. Mereces a quien te da besos de buenos días, caricias de buenas noches y abrazos en la cocina. Mereces a ese que te coge desprevenida, que te alza en volandas y te contagia su risa. Mereces a quien te espera, a la salida del trabajo quizás con una cerveza, pipas o gominolas de fresa, o sin nada, pero quiere darte una sorpresa. Mereces a quien completas, a quien con sólo mirarte tiemblas. Mereces a quien te come los miedos, a quien no le asusten los precipicios, pues te estará agarrando tan fuerte, que si cae, cae contigo..."

Mensaje de amor "Mereces"

martes, 10 de octubre de 2017

Historia de un niño y el amor a su madre y hermana

Intenta leer esta Historia de un niño y el amor a su madre y hermana sin llorar. Comparte en tus redes sociales este mensaje positivo que ayuda a reflexionar.

Historia de un niño y el amor a su madre y hermana

Historia de un niño y el amor a su madre y hermana

Corrí al supermercado para comprar unos regalitos, que no había podido comprar antes.
Cuando vi tanta gente en el supermercado, comencé a hacerme reclamos a mi misma, esto iba a demorar un horror , y yo todavia tenía tantas cosas por hacer y otros lugares a donde ir.
Como me gustaría poder pensar sola, dormir y sólo despertar despúes que haya pasado todo esto.
Sin darme cuenta, fui andando hasta la sección de juguetes, y ahí comencé a ver los precios, imaginando si los niños realmente juegan con esos juguetes tan caros.
Mientras yo recorría la sección de juguetes, noté que un niño de más o menos 5 años presionaba una muñeca contra su pecho.
El acariciaba el cabello de la muñeca y se veía tan triste, me quedé tratando de imaginar para quien sería aquella muñeca que él tanto apretaba.
El niño se dió la vuelta hacia una señora que estaba cerca de él y le dijo: Vovó, tú estás segura que no tengo suficiente dinero como para comprar esta muñeca ?´´`
La señora respondió: Tú sabes que tu dinero no es suficiente, querido mio!
Y le dijo al niño que él podía quedarse mirando los juguetes por 5 minutos más mientras ella iba a ver otras cosas.
El pequeño apretaba la muñeca entre sus manos.
Finalmente yo empecé a andar en dirección al niño y le pregunté para quién quería esa muñeca !
El me respondió:
"Esta es la muñeca que mi hermana adoraba y que quería que la regalaran. Ella estaba tan segura de que Papá le regalaría esta muñeca en este año
“Yo le dije:
"No te preocupes tanto, yo estoy segura que él le dará esa muñeca a tu hermana."
Pero él muy triste me dijo :
"No, Papá no podrá llevar la muñeca a donde ella está ahora.
Yo tengo que darle esta muñeca a mi Mamá, así ella podrá entregar la muñeca a mi hermana cuando ella vaya para allá."
Sus ojos se llenaron de lágrimas mientras él decía:
"Mi hermana tuvo que irse para siempre. Mi Papá me dijo que mi Mamá también se irá para estar junto a ella dentro de poco. Entonces yo pensé que Mamá podría llevar la muñeca con ella para entregarla a mi hermana.".
Mi corazón dejó de latir.
Aquel niñito me quedó mirando y me dijo: “Yo le pedí a Papá que le diga a Mamá que no se vaya todavía.
Y le pedí a él que esperara hasta que yo vuelva del supermercado."
Depués él me mostró una foto muy bonita de él riendo, y me dijo:
“Yo también quiero que Mamá lleve esta foto, así ella también no se olvidará de mi.
Yo amo a mi Mamá y quisiera que ella no tuviera que partir ahora, pero mi Papá dice que ella tiene que irse para acompañar a mi hermanita."
Ahí él se quedó mirando a la muñeca con sus ojos muy tristes y muy quietito.
Yo rápidamente saqué mi cartera y tomé unos billetes y le dije al niñito: “Y si contáramos de nuevo tu dinero, sólo para tener la seguridad de que tienes suficiente dinero como para comprar la muñeca?
Coloqué mis billetes junto a su dinero, sin que él se diera cuenta, y comenzamos a contar el dinero.
Después de que lo contamos, el dinero alcanzaba para comprar la muñeca y hasta sobraba un poco.
Entonces el niñito dijo: “Gracias Señor por atender mi pedido y darme el suficiente dinero para comprar la muñeca"
Ahí él me miró y me dijo: “Anoche antes de ir a dormir le pedí a Dios que hiciera que yo tuviera el suficinete dinero para comprar la muñeca, asi mi Mamá podría llevar la muñeca.
El me oyó... es que yo también quería un poco más de dinero para comprar una rosa blanca para mi Mamá, pero yo no osaba pedir mas nada a Dios, pero él me dió lo suficiente para poder comprar la muñeca y la rosa blanca.
Sabe Ud., mi Mamá adora las rosas blancas.Unos minutos después, la señora regresó y yo me fui sin que nadie se diera cuenta.
Terminé mis compras en un estado totalmente diferente al que había comenzado.
Mientras tanto yo no conseguía sacar a aquel niñito de mi pensamiento.
Entonces me acordé de una noticia en el periódico local de hace dos días, cuando mencionaban que un hombre borracho en una camioneta chocó contra otro carro, y que en el otro carro estaban una señora jóven con una niñita.
La niñita había fallecido en ese mismo momento y la madre estaba en estado grave en la Unidad de Cuidados Intensivos y que la familia había decidido desconectar las máquinas, en vista de que la jóven no saldría del estado de coma.
Yo pensé, será que esta era la família de aquel niñito?
Dos días después me encontré con el niñito, yo leí en el periódico que la jóven señora había fallecido.
Yo no me pude contener y salí a comprar rosas blancas, fui al velorio de aquella jóven....
Ella estaba sujetando una linda rosa blanca en sus manos, junto con la foto del niñito y con la muñeca en su pecho.
Yo salí de ahí llorando, sintiendo que mi vida había cambiado para siempre.
El amor de aquel niñito por su Madre y hermana continúa grabado en mi memoria hasta hoy.
Es difícil creer e imaginar que en una fracción de segundos, un borracho había acabado con todo lo que tenía este niño.

Comparte esta historia, tal vez ayude a pensar un poco a aquellas personas que beben y salen manejando por las calles y ayude a prevenir los accidentes que ocurren especialmente en los feriados.
Preocupese un poco por las demás, antes de salir manejando bebido por las calles, y quite las llaves de estas personas si juzga necesario, Ud. estará salvando otras vidas y la suya también!

martes, 3 de octubre de 2017

Las parejas felices

Las parejas felices no son ricos financieramente, no hacen los viajes más exuberantes, mucho menos asisten semanalmente las baladas de la moda. Son felices con lo que tienen. Sea pan con huevo y tomate o vino con fideos o funghi. No hay una fórmula secreta. Hay dos personas que se aman, con disposición de sobra para hacer funcionar, y que convierten cualquier trampa en un programa super divertido. El secreto de las parejas felices es justamente la paciencia, la ligereza, la tranquilidad, y sobre todo, la voluntad. La felicidad vive en el regazo durante la película, en el abrazo, después de un día agitado de trabajo, en el mensaje de buen día aquel lunes lluviosa, en el amor simple y puro como debe ser.

Las parejas felices

Mensajes Positivos similares