domingo, 4 de julio de 2021

Carta a mi niña que está sanando

Un hermoso texto que encontramos en Facebook titulado "Carta a mi niña que está sanando" y queremos compartirlo con ustedes en nuestro blog Mensaje Positivo.

Si te gustó, no olvides compartir en tus redes sociales y seguirnos en las nuestras para ver más mensajes positivos.

Carta a mi niña que está sanando

Carta a mi niña que está sanando

Mi amada niña cristal,

divina esencia, 

gracias eternas

por elegir llegar a estar tierra,

y al encontrarte con tanto sufrimiento, no desistir, 

gracias por esa fortaleza

disfrazada de vulnerabilidad,

inocencia e ingenuidad,

gracias genuino corazón,

que siempre estuvo (y está) 

pulsando y latiendo

con fe y esperanza

de que existiría un mañana mejor. 

Mi niña altamente sensible,

que buscaste amor

y no encontraste más que dolor,

aquí y ahora, y para siempre,

te doy todo el amor que mereces. 

He reemplazado los golpes y los gritos, por suaves caricias y dulces palabras de amor, para ti. 

Oh niña que te has sentido víctima..

que te has sentido rechazada y excluida por tanto tiempo,

te comprendo

y abrazo inmensamente,

acunandote en mis brazos

te de-muestro que SI existe la bondad, más allá de la maldad.

Aquí estoy, reAprendiendo, disolviendo todo miedo

con la gracia divina,

y la alegría del existir,

para que amemos en libertad.

Mi niña maltratada, abusada,

te tomo de la mano con fuerza amorosa y te repito,

que aquí estoy para de-mostrarte

que existe el amor capaz de hacer alquimia, mas allá del deseo egoísta,

un amor que sana y reconstruye. 

Aqui estoy como mujer recordando mi medicina, curando las heridas con mucha pazciencia y delicadeza,

para que abras tus alas de hadita, y vueles

en libertad. 

Amada niña,

aquí y ahora, y para siempre,

serás amada.

Gracias por tu valentía de creSer confiando, siempre confiando, que amando crecería sin fin ese inmenso corazón.

Aquí y ahora te abrazo

y crezco,

florezco con mucho amor. 

Pues del dolor aprendí

y me fortalecí. 

Hoy te digo, hoy me digo

no es en vano todo lo que vivimos, todo lo sentimos,

porque gracias a ese incomprensible sufrimiento,

hoy desde la comprensión estoy reencarnando a mi mujer sabia, recordando mi sagrado ser.

Por ti, por mi, por ellos, por ellas, por mis antepasados y los que vendrán

Elijo hacerme cargo y responsable, con la fuerza del perdón.

Perdono todo daño de mi niña lastimada, comprendiendo, que no hay víctimas,

no hay culpables.

Hoy con amor suelto aquellas historias que nos contamos, 

y renazco

con la fuerza del perdón.

Hoy soy mi propia madre,

hoy soy mi propio padre,

les libero de la culpa comprendiendo que hicieron lo mejor que pudieron. 

Tomo a mi niña, la integro y le muestro el camino, en Amor, siempre en Amor.

Bienvenida a casa 

0 comments:

Publicar un comentario