jueves, 11 de abril de 2019

Un médico que nunca olvidó a su madre

Un médico que nunca olvidó a su madre, Un cuento hermosos con un mensaje positivo final escrito por el Ingeniero Reynaldo Elizalde Vilela. Esperamos que les guste, que los haga reflexionar sobre la relación madres hijos y que lo compartan en sus redes sociales.
Como siempre, los invitamos también a seguirnos en nuestras redes sociales para leer más cuentos hermosos con mensajes positivos.

el medico que nunca se olvido de su madre

Cuento : Un médico que nunca olvidó a su madre

Samuel Tocto Arahuaca, fue llevado a un albergue para niños después que una patrulla confusa subversiva matara a su madre y a su hermano de 8 años de edad en las tierras de Ayacucho Perú. Dos años después, una familia holandesa lo sacaría del orfanato en calidad de adopción.

A pesar de vivir siempre sobre la comodidad de una familia extranjera, nunca olvidó las escenas trágicas del asesinato de toda su familia. En su mente revoloteaba la cara angelical de su adorada mamá.

Mientras cursaba estudios de medicina, siempre abrigo la promesa que lo primero que haría era buscar el cuerpo de su madre enterrado en algún rincón de su chacra o lugar del bosque.

El 20 de Noviembre del 2013, Samuel Tocto Arahuaca, después de innumerables meses de búsqueda, desenterrando espacios en chacras y bosques encuentra el cuerpo de su madre, a su lado aun abrazados, estaba el cuerpo de su hermano. Un abrazo emotivo hasta las lágrimas fue el reencuentro con su madre muerta y su hermanito.

Lloró hasta agotar sus lágrimas. Después de exhumar los restos partió con ellos hasta el panteón de la ciudad para que ambos seres que tanto había recordado descansen en paz. " Madre, te busque en mis pensamientos, en las montañas grite tu nombre y en las estrellas vi la dulzura de tu cara, madre mía, nunca te olvide" fueron sus frases durante la cristiana sepultura.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mensajes Positivos similares