martes, 24 de diciembre de 2019

Depresión navideña

Si la Navidad, las compras, el frío o la ausencia de un ser querido hace que te entristezcas es algo normal de la temporada, en cambio si este sentimiento es periódico tienes que poner especial atención.

Depresión navideña

Depresión navideña

Con la nostalgia del fin de año y la navidad se acentúa el sentimiento de melancolía y muchas personas creen estar deprimidas, aunque muchas veces se trata más bien de una predisposición social, ya que no es lo mismo sentir tristeza o melancolía que padecer una depresión estacional.

Mucha gente dice que en estas épocas los suicidios aumentan sobre todo en los jóvenes y en las mujeres.

En los países nórdicos por la menor cantidad de luz de día (lo cual provoca que el cuerpo genere menos serotonina, neurotransmisor responsable del estado de ánimo -porque el núcleo supraquiasmático del hipotálamo, encargado de regular los ritmos biológicos percibe menos la luz-) y los cambios tan drásticos de temperatura es un problema en sus sociedades, debido a ello sufren altos índices de suicidios.

Si tu depresión es recurrente es momento de que pidas ayuda a tu familia y amigos; si es algún conocido el que sufre la depresión recuerda que las palabras de aliento no van aliviarle, ésta es una enfermedad real.

Las depresiones generalmente se asocian a trastornos de ansiedad, cuando la persona se muestra intranquila o angustiada y presenta síntomas de enfermedades psicosomáticas (aquéllas que se manifiestan en el organismo pero tienen un origen psíquico). Entre los padecimientos psicosomáticos más comunes resaltan las taquicardias, disnea (dificultades para respirar), sudoración de manos y úlceras gástricas.

Las neurosis más frecuentes son la angustia o ansiedad, maníaco depresivas y depresivas, además de las obsesivo compulsivas, éstas últimas tienden a evolucionar a otras enfermedades mentales como la esquizofrenia.

Cuando una persona enfrenta una depresión debe recibir toda la ayuda médica especializada, de ahí la importancia de que quienes rodean al paciente, conozcan los signos de esta enfermedad.

Sin embargo, si sufres de depresión estacional, también llamada trastorno afectivo estacional (TAE), -la cual se caracteriza por una disminución en la liberación de varias monoaminas (neurotransmisores, entre ellos serotonina y noradrenalina), debes buscar un tratamiento adecuado, existen diversos métodos desde las aproximaciones farmacológicas hasta las psicoterapéuticas pasando por compuestos naturales, ejercicio o simplemente autocontrol.

Entre los síntomas más comunes que pueden advertir de un cuadro depresivo figuran: tristeza, falta de interés en realizar las actividades diarias, aislamiento, disminución del placer sexual, dificultad para concentrarse, alteraciones en el sueño y en los hábitos alimenticios; en estadios graves resaltan las ideas de muerte y posteriormente los intentos de suicidio.

Ante ésta posible enfermedad, las recomendaciones a seguir son:

1. Distinguir entre una tristeza pasajera y una depresión.
2. Buscar compañía adecuada, no obligatoriamente deben ser los familiares.
3. Realizar alguna actividad de voluntariado.
4. Reconocer que los problemas no desaparecen con la Navidad, continúan.
5. Valorar lo alcanzado durante el año, y lo que se quedó pendiente afrontarlo mediante metas realistas.
6. No encontrar el sentido de la Navidad en los regalos.
7. Hacer un plan para no endeudarse y apegarse a su presupuesto.
8. Tener tiempo para compras y preparativos.
9. No sentirse obligado a realizar todas las actividades sociales.
10. Mantener el autocuidado; no tomar en exceso.

Cuando se presentan los síntomas del depresión estacional por primera vez, pueden resultar confusos tanto para la persona con TAE como para familiares y amigos. Si piensa que tienes algunos de los síntomas del TAE, habla con tus padres u otro adulto de confianza sobre lo que estás sintiendo.

Si te han diagnosticado TAE, hay varias cosas que puedes hacer para ayudar (recuerda ver más en los  consejos para ayudar a una persona depresiva):
  • Sigue las recomendaciones del tratamiento médico.
  • Aprende todo lo que puedas sobre el TAE y explica el trastorno a otros para que puedan ayudarte.
  • Haz bastante ejercicio, especialmente al aire libre. El ejercicio puede mejorar el estado de ánimo.
  • Pasa tiempo con amigos y seres queridos que comprenden lo que te está sucediendo,e llos pueden ayudarte brindándote el contacto personal y una sensación de conexión.
  • Sé paciente. No esperes que los síntomas desaparezcan inmediatamente.
  • Solicita ayuda con la tarea para el hogar y otros deberes si la necesitas. Si sientes que no puedes concentrarte, recuerda que es parte del trastorno y que las cosas mejorarán. Habla con tus maestros y prepara un plan para completar tus deberes.
  • Aliméntate bien. Podría ser difícil, pero evitar los carbohidratos simples y las meriendas azucaradas y mantener una dieta que incluya abundantes cereales integrales, verduras y frutas pueden ayudarte a largo plazo.
  • Establece una rutina de sueño. Si te acuestas todos los días a la misma hora podrás aprovechar los beneficios para la salud mental que proporciona la luz natural.
Toda forma de depresión puede ser grave. Si piensas que tienes síntomas de cualquier tipo de depresión, habla con alguien que pueda ayudarte a obtener tratamiento.

0 comentarios:

Publicar un comentario