jueves, 15 de noviembre de 2018

Perro abandonado

Te presento a tu perro: el que dejaste atado y abandonado en medio de un predio con construcciones próximas a demolerse. El que te siguió con la mirada hasta que te subiste al transporte que te llevaría a tu nuevo hogar. El que vio derrumbarse su mundo mientras vos disfrutabas de tu nuevo techo, el techo que te pagamos todos los ciudadanos mientras vos nos pagás con odio y egoísmo.
Éste es tu perro, el reflejo transparente de una sociedad enceguecida por el poder y el dinero, escondida bajo la ironía de un “departamento mejor” que se intenta instalar sobre sangre y sufrimiento. Atado y aún vivo, porque es un luchador, a diferencia de vos que lo traicionaste haciéndole creer que te ibas a quedar para siempre con él.
Pobres tus hijos, que hoy aprendieron este ejemplo de vos. En ellos no radica un futuro mejor, sino únicamente la prolongación de tus actos carentes de empatía.

Muchas gracias a  todos los voluntarios silenciosos que estamos de una forma u otra colaborando desde nuestros lugares.

Hoy los aplaudo a ellos; vos seguí aplaudiendo a un sistema de gobierno sin colores que no ha sabido formular una política de protección animal adecuada a las necesidades de nuestra perversa sociedad.

Perro abandonado

0 comentarios:

Publicar un comentario