lunes, 8 de marzo de 2021

Y Dios me hizo mujer

Si has encontrado este texto, no es por coincidencia, pues estás palabras han estado vagando para encontrarte y hacerte saber que por más duras que sean las cosas, el mundo quiere que estés bien, no hablo en términos de lo que está en el, si no de toda aquella fuerza que lo conforma. Basta de pensar por los demás, basta de buscar satisfacer necesidades ajenas, abre tu alma y deja que todo sane, deja que te enseñe a amarte, pues solo así lograrás entender el por qué de las cosas y dejarás de creer que pasan porque lo mereces. Acepta que no fue tu culpa, sea cual sea tu situación, las cosas pasaron como debían y no pudiste hacer más, hiciste lo que te tocaba y por eso tu cuerpo merece que lo dejes de atormentar. No fuiste hecha para aguantar, deja que el dolor te abrace y platique contigo, después de un rato el tomará sus pertenencias para irse y seguir su camino.

No te des por vencida jamás, lucha por ti, por un bienestar mejor, se que lo lograrás, eres capaz de hacerlo.

Poema : Y Dios me hizo mujer

Y Dios me hizo mujer

Y Dios me hizo mujer, 

de pelo largo, ojos,

nariz y boca de mujer.

Con curvas

y pliegues

y suaves hondanadas

y me cavó por dentro,

me hizo un taller

de seres humanos.

Tejió delicadamente mis nervios

y balanceó con cuidado

el número de mis hormonas.

Compuso mi sangre

y me inyectó con ella

para que irrigara

todo mi cuerpo;

nacieron así las ideas,

los sueños,

el instinto.

Todo lo que creó suavemente

a martillazos de soplidos

y taladrazos de amor,

las mil y una cosas

que me hacen mujer todos los días

por las que me levanto orgullosa

todas las mañanas

y bendigo mi sexo.

0 comentarios:

Publicar un comentario