domingo, 24 de mayo de 2020

7 ventajas de ser cristiano

El cristianismo parece tener un precio bastante alto. Jesús nos dice claramente que quien quiera seguirlo debe dar su propia vida. A veces puede ser difícil hacer esto, especialmente cuando no puedes ver los beneficios inmediatos. ¡Pero ser cristiano es una vida con solo ventajas! Aquí hay siete de los muchos beneficios de ser cristiano: todas muy buenas razones para renunciar a todo y vivir para Cristo.

7 ventajas de ser cristiano

Dibujo de Jesús

1 - Recibe una conexión personal con Jesucristo
Jesucristo, un amigo para toda la vida. Piensa en tener un amigo y compañero de toda la vida, mentor y maestro, modelo a seguir y ayuda en cada situación de la vida. Jesús es una persona así para nosotros. Fue tentado en todas las cosas como nosotros, pero venció todo pecado, así que no importa lo que nos encontremos, ¡Jesús puede relacionarse con nuestra situación y nos ayudará a superarla también!

Es alguien con quien podemos hablar en cualquier momento del día sobre cualquier cosa. Él siempre está allí, en las buenas y en las malas, y siempre puede ayudarnos. Jesús es alguien a quien podemos decir "Ayuda, yo, estoy luchando, estoy pecando, no sé qué hacer". Y Jesús nos responderá: "Lo sé, también he sido tentado allí, pero obtuve la victoria sobre eso, déjame mostrarte cómo. Déjame darte fuerzas.

Nunca nos dejará solos. No importa cuán grande y aterrador sea el mundo, no importa cuántas situaciones difíciles se acumulen, no importa cuán frío y solo nos sintamos, Jesús está allí para ayudarnos. Un amigo personal, mentor y ayudante de por vida. ¿Qué más se puede pedir?

2 - Recibe al Espíritu Santo como ayuda y compañero en tu vida
El Espíritu Santo es enviado del cielo para ser una presencia guía y poder en nuestra vida. Él nos guía en todas las cosas; un ayudante para lo que pase. ¡Él nos muestra nuestros pecados y lo que debemos hacer para vencerlos, y luego nos da poder para hacerlo! Él es un motor, un motor que nos impulsa hacia adelante y nos da fuerza cuando sentimos que no tenemos ninguno.

¡Piensa tener tanta ayuda en tu vida! El Espíritu Santo ayuda en nuestras debilidades y hace intercesión por nosotros. Con Jesús como nuestra cabeza y el Espíritu Santo en nuestros corazones, no hay nada que nos impida vivir completamente de acuerdo con la voluntad de Dios y llegar a ser un gozo total y absoluto. Y también seremos una bendición y una ayuda para los demás. Podemos avanzar para hacer del mundo un lugar mejor.

3 - Recibe la victoria sobre el pecado
Toda la miseria en el mundo es el resultado del pecado. Como cristianos, estamos llamados a obtener la victoria sobre todo pecado consciente. En otras palabras, ¡podemos ser libres de todo lo que nos hace miserables!

Impaciencia, ira, lujuria, celos: estas no son cosas agradables para experimentar. Vivir según tu pecado es como aferrarte al viento; solo te dejará vacío y miserable y constantemente necesitando más, buscando la satisfacción de tus lujurias que parecen tan cercanas, pero que nunca serán suficientes.

Cuando obtienes la victoria sobre tus pecados, entonces encuentras alegría. Una alegría celestial perfecta que no te hará sentir vacío y miserable. El pecado puede sentir que te hace feliz por un tiempo, pero los placeres del pecado no son nada comparado con la alegría de vivir una vida victoriosa.

4 - Toma las virtudes de Cristo y sé transformado a su imagen
Jesús pasó su vida victorioso sobre todo pecado. Era libre de bendecir a las personas en todas las cosas porque no tenía pecado en su conciencia para detenerlo. Todo ese egoísmo, demandas sobre los demás, orgullo, codicia, lujuria y cualquier otro pecado imaginable que se interponga en el camino de todo: Jesús obtuvo la victoria sobre eso.

Al igual que Jesús, estamos llamados a vivir esta vida vencedora y, a medida que nos liberamos del pecado, nos transformamos cada vez más en la imagen de Jesucristo.

Cuando dejamos que el Espíritu Santo venga a nuestros corazones y comenzamos a seguir a Jesús para vencer sobre el pecado, entonces comenzamos a tomar el fruto del Espíritu. Piensa ser capaz de ser amoroso, alegre y pacífico todo el tiempo en lugar de egoísta, orgulloso, ansioso o enojado. ¡Qué bendición podemos ser para los demás!

A medida que nos volvemos más y más como Cristo, nuestra capacidad de bendecir y servir a los demás aumenta. El cristianismo no solo nos hace felices, sino que a través de él también hacemos felices a quienes nos rodean y eso nos lleva a una verdadera alegría.

5 - La felicidad en la vida terrenal
Donde quiera que mires, la gente se pregunta cuál es la fórmula para una vida feliz. Es un objetivo universal, pero muy pocos han encontrado la respuesta. Pero como cristianos, ¡se nos promete una vida feliz!

Nunca fue la intención de Dios que seamos miserables en la tierra durante 80 años y luego seamos felices en el cielo. Dios tiene pensamientos de paz hacia nosotros. ¡Él quiere que seamos felices ahora! Y mientras alineemos nuestra voluntad con la voluntad de Dios para nuestras vidas, entonces, por supuesto, eso es lo que sucederá.

4. Ser cristianos es ser alegres
Es fácil ser feliz cuando todo en tu vida va bien, pero ser cristiano significa ser feliz incluso cuando las cosas parecen ir en contra de nosotros.

6 - Paz y descanso - una vida sin preocupaciones
El mundo es un lugar muy incierto. Desastres naturales, inseguridad financiera, crisis económicas, pandemias: ¿cómo puede alguien descansar en un momento tan tumultuoso?

Pero está escrito que "todas las cosas funcionan juntas para bien de los que aman a Dios". Esto significa que no importa lo que pase en el mundo, Dios cuida a sus hijos. Pase lo que pase, Dios cuidará de los que lo aman. No nos puede pasar nada que no sea lo mejor para nosotros.

Ya sea que comprendamos cuál es el resultado final de una situación o no lo comprendamos en absoluto, podemos pasar por la vida con total confianza y descansar en Dios, sabiendo que toda nuestra vida ha sido organizada para lo mejor.

Eso no significa para nuestro más conveniente, o para nuestra idea de lo que implica "lo mejor". Dios nos permite experimentar pruebas que, tomadas de la manera correcta, son oportunidades para matar nuestros pecados y experimentar más y más alegría. ¿No es eso lo mejor para nosotros?

7 - La vida en la eternidad como amigos de Jesús
La muerte es el mayor misterio de la vida. El miedo a la muerte puede ser la causa de mucha preocupación y ansiedad. Pero los cristianos pueden pasar por la vida con la esperanza y la certeza de que siempre estarán con el Señor.

¡Obtenemos una vida eterna en el cielo, viviendo para siempre en paz y felicidad como amigos de Jesús! Jesús dijo: “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí, aunque muera, vivirá. Y el que vive y cree en mí nunca morirá ". Juan 11: 25-26.

Una vida eterna en el cielo sin hambre ni sed, sin lágrimas; ¿Qué podría ser mejor que esto? ¡Nadie podría decir no a tal vida! En el fondo, ¿no es esto lo que todos quieren? Una vida eterna de alegría sin sufrimiento. Y el único precio es que damos nuestra vida aquí en la tierra, matando el pecado como lo hizo Jesús, y viviendo solo de acuerdo con la voluntad de Dios.

Cuando el premio es tan grande, el precio no es nada. Dios nos da todo lo que podamos desear o necesitar. Él solo ve claramente cómo debemos vivir nuestras vidas. Él ha presentado la vida perfecta ante nosotros y si somos 100% obedientes a todo lo que pone en nuestros corazones, entonces esta vida nos traerá una alegría total. ¡Tendremos la fuerza y ​​el poder para pasar por la vida sin ser nunca miserables y esta gozosa vida de libertad continuará hasta la eternidad!

0 comentarios:

Publicar un comentario