sábado, 6 de junio de 2020

Historia con moraleja sobre el racismo

Aprovechamos el movimiento "Las vidas negras importan - Black Lives Matter" que se ha viralizado con el hashtag #BlackLivesMatter debido al asesinato de George Floyd ocurrido en Estados Unidos por parte de un policía, para traerles un mensaje positivo y una historia en contra del racismo.
Esta es una excelente Historia con moraleja sobre el racismo con una cuota de humor para afrontar este problema que lamentablemente, aún en pleno 2020 no se ha logrado erradicar en el mundo, y por el contrario, en algunos países se ha acrecentado.
Si les gustó este breve cuento, no olviden compartir en sus redes sociales y los invitamos a leer otra historia con un mensaje fuerte en contra el racismo.

Historia con moraleja sobre el racismo

Historia con moraleja sobre el racismo

Un hombre adinerado entró a un bar en Colombia

Tan pronto como entró notó una mujer negra sentada en una esquina.

Él se acercó al mostrador, sacó su billetera y gritó: «"Bartender", voy a comprar bebidas para todos en este bar, excepto para esa mujer negra que está allá».

El "bartender" recogió el dinero y comenzó a servir tragos gratis para todos en el bar, excepto a la mujer negra.

En lugar de molestarse, la mujer simplemente miró al hombre y le dijo: «Gracias».

Esto enfureció al hombre rico.

Así que, nuevamente, sacó su billetera y dijo: «Camarero esta vez voy a comprar botellas de vino y comida adicional para todos en este bar, excepto para la mujer sentada en la esquina de allá».

El camarero recogió el dinero del hombre, comenzó a servir comida y vino gratis para todos en el bar, excepto a la mujer negra.

Cuando el camarero terminó de servir la comida y las bebidas, la mujer, simplemente miró al hombre, sonrió y le dijo: «Gracias», eso lo enfureció más.

Así que se acercó al mostrador y le preguntó al camarero: ¿Qué pasa con esa mujer negra? He comprado comida y bebidas para todos en este bar, excepto para ella, y en vez de estar enojada solo se sienta allí, me sonríe y me dice: «Gracias». ¿Ella está loca?

El "bartender" le sonrió al hombre rico y le dijo: «No, ella no está loca. Ella es la dueña de este establecimiento».

Que nuestros enemigos trabajen sin saberlo a nuestro favor.

0 comentarios:

Publicar un comentario