viernes, 19 de noviembre de 2021

El perro : Un préstamo de Dios

El perro : Un préstamo de Dios

Al nacer el hombre, Dios prometió que le daría un amigo especial.

Su tiempo en la tierra es corto, por eso dijo: ámalo mientras viva.

Podrían ser seis o siete años, o doce o dieciséis años, pero, hasta que yo te llame, ¿cuidarás de él por Mí?

Mueve la cola y tiene la nariz fría y húmeda, sus orejas son como terciopelo de seda, un corazón tan grande como todo el aire que hay, y lo amarás a través de los años.

El Perro iluminará tus caminos y con sus payasadas pondrá sonrisas en tu rostro. Con su tutor o amigo le será fiel en todo momento.

Y cuando te sientas triste, de alguna manera él lo entenderá, te prestará atención con los ojos brillantes y tratará de lamerte la mano. Llevará sus encantos para adornar su vida y, aunque su estancia será breve, cuando se vaya, los recuerdos serán un consuelo para su dolor.

No puedo garantizar cuánto tiempo se quedará una vez que todos regresen a la Tierra, porque las lecciones que solo un perro puede enseñar quiero que cada uno las aprenda.

Cualquier amor que le des volverá en triple, disfruta cada día a su lado, deja que tu corazón te guíe. Sé leal y constante en el amor como el perro a tu lado.

Ahora le vas a dar todo tu amor, no será demasiado difícil.

No me odies cuando llegue el momento en que volveré para llevarte de vuelta.

Me gustaría que cada uno dijera: "Querido Señor, hágase tu voluntad para todo gozo que tendremos la gracia de compartir, corramos el riesgo de pasar por este triste momento ”.

0 comments:

Publicar un comentario