martes, 14 de abril de 2020

Aprendizajes que nos deja el Coronavirus

Una reflexión anónima que encontramos en Facebook sobre el momento que estamos pasando, los aprendizajes que nos deja el Coronavirus como seres humanos. Además compartimos un hermoso mensaje que los vecinos le escribieron a los trabajadores que tienen que salir a hacer funcionar el mundo, pese al riesgo que existe de contraer el covid-19.

mensaje para trabajadores durante el coronavirus

Reflexión : Aprendizajes que nos deja el Coronavirus

TODO ES APRENDIZAJE...

El coronavirus es un trastorno importante para todos nosotros y está causando mucho sufrimiento. Pero siento que el virus también presenta una oportunidad. Creo que puede haber algunos aspectos positivos y algunos cambios positivos que pueden surgir.

En primer lugar, la crisis puede ayudarnos a reducir la velocidad y dejar de vivir vidas de constante actividad y distracción. Tal vez ahora nos sintonicemos con nosotros mismos, con los demás y con el momento presente. Tal vez aprendamos a ser, en lugar de hacerlo. Se siente como si todos estuviéramos en un retiro espiritual por un tiempo, y cada período de retiro trae mayor sabiduría y autoconocimiento.

En segundo lugar, el virus nos recordará que somos una especie, y que solo podemos sobrevivir y prosperar conectándonos unos con otros como seres humanos y dejando de lado identidades superficiales de nacionalidad, etnia y religión. Físicamente, todos constamos de los mismos átomos y moléculas. Espiritualmente, todos constamos de la misma fuerza del alma. Las diferencias de nacionalidad y religión son ilusorias, solo etiquetas creadas por el ego para defenderse y mantenerse. En realidad no hay países, solo grupos de seres humanos que no son diferentes entre sí, que viven en diferentes partes de la superficie de la tierra.

Y en tercer lugar, la crisis nos recordará que la riqueza material no es lo más importante en la vida. Buscamos riqueza material a expensas de nuestra salud espiritual. Cuanto más nos enfocamos en ganar dinero para comprar bienes y placeres innecesarios, más áridos y descontentos nos volvemos adentro. Entonces, en este tiempo de actividad económica reducida y riqueza material, creo que encontraremos más salud espiritual.

Esperemos que recordemos estas lecciones cuando termine la crisis.

0 comentarios:

Publicar un comentario